ventanas

Siempre he considerado que las pinturas dispuestas en un muro son de cierta forma ventanas que abren visualmente el espacio interior hacia nuevas posibilidades. Y si bien es cierto que las ventanas no han sido creadas para circular físicamente a través de ellas, es la luz que entra y traspasa este vano, presentándonos el exterior.
El paisaje es una segunda piel que nos contiene, y los árboles que estas ventanas encuadran y componen, se convierten en una suerte de retrato que busca su individualización.

Comments are closed.